VINCULO SEGURO Y DE RESPETO

Era una mañana de verano en la hermosa Bahía de San Francisco, había decidido caminar hasta el supermercado con mi hija, ella con sus dos años, su sonrisa radiante y su sombrero de sol estaba lista para caminar también, habíamos decidido dejar el cochecito en casa por ese día.

Una caminata que pudo haber sido de 10 minutos se convirtió en una de casi una hora. Es increíble mirar el mundo a través de sus ojos ¿Qué es lo que ellos observan…? La pequeña planta que ha empezado a germinar entre el asfalto, la diminuta fila de hormigas caminando en la acera de manera tan organizada, el perro corriendo con su dueño en el camino de peatones y bicicletas, las gaviotas que vuelan a lo lejos formando una gran V en el cielo.

Lentamente nos dirigimos al parqueadero del supermercado, sonriendo ella a todos y yo aprendiendo a sonreír a todo también, respetando sus tiempos, respetando sus momentos de contemplación, respetando su necesidad de expresar su emoción con las pequeñas cosas del día y su frustración con aquello que le resulta tedioso y aburrido para su temprana edad, como esperar en la cola para pagar por los productos.

Y para mí de eso se trata la crianza con apego, aprender a esperar, desde el momento en el que van a salir de nuestro vientre y luego seguir respetando sus tiempos para que aprendan a dejar el pañal, a dejar de lactar, cada uno tiene su propio tiempo, cada uno es un mundo infinito de descubrimientos si aprendemos a respetar sus tiempos y espacios. Y eso no quiere decir que no haya límites, los límites son necesarios, les dan el sentido de seguridad y contención.

Aquello que se llama apego seguro, que es algo vital en toda relación, no solo en la de padres a hijos, pero en nuestras otras relaciones también, es lo que nos ayuda a formar un vínculo afectivo seguro y de respeto.

No es que estamos malcriando a nuestros hijos.  ¿No han pensado tal vez que, si criamos con apego seguro, en nuestra sociedad existiría más amor, empatía y respeto?

A mi hija mayor le ha tocado aprender a respetar los tiempos y espacios de su hermano también, y a él los de ella, considero que la crianza con apego implica también esta relación que se desarrolla entre hermanos, respetando sus diferencias, sintiendo empatía por el dolor y la frustración del otro, sabiendo que lo que siempre es constante, es el amor de los unos por los otros dentro del núcleo familiar, que, aunque en nuestro caso se haya transformado a través del divorcio, sabemos que los unos estaremos ahí para los otros y que el vínculo que tenemos como familia siempre permanecerá, aunque como pareja no haya funcionado.

Nuestro compromiso como padres y madres, es criar hijos e hijas conscientes. A través de la crianza con apego lo que aspiro es que ellos cuando sean adultos puedan actuar con amor, empatía y respeto de una manera natural, porque ya lo han integrado en ellos, porque eso es lo que han vivido desde pequeños.

¿Y ustedes que opinan de la crianza con apego?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: