MICROAGRESIONES HACIA EL VEGETARIANISMO

Me es difícil recordar en el momento mismo en el que decidí ser vegetariana, tal vez sea porque me resultó muy fácil, dadas las circunstancias y el camino en la espiritualidad que estaba emprendiendo.  Ayudó mucho obviamente toda la mezcla de olores, colores y sabores a las que tuve la suerte de estar expuesta… en fin… fue fácil también porque estaba viviendo en una comunidad rodeada de vegetarianismo y alimentación consciente.

La odisea empezó cuando llegué a Ecuador, y no por falta de alimentos que sean parte de una dieta vegetariana, porque nuestro país mega diverso es un paraíso en cuanto a productos que se pueden conseguir alrededor de todo el año.

Pero había algo con lo que no me había imaginado toparme, y eso son las micro agresiones, cuando las personas a mi alrededor se enteraban de que era vegetariana, los sarcasmos empezaron a llover, decidí tomarlo a la ligera, considerarlo una cuestión cultural tal vez, pero luego de hacer una pequeña investigación, resulta que no es cuestión cultural, que pasa en todos los sitios donde un vegetariano vive, y no se diga de los que decidieron ir un paso más allá y optaron por una dieta vegana.

Todo esto creo se debe a una falta de aceptación a la decisión del otrx. En Ecuador especialmente hace 10 años era un concepto muy nuevo, asumo que eso fue en parte también lo que ocasionó por un lado el sarcasmo de muchos y por otro la preocupación de familiares y amigxs, que no sabían que darme de comer cuando me invitaban a sus casas. 

Recuerdo claramente que una amiga cercana tuvo una fiesta en su casa a la cual no fui invitada, y pues, yo estaba bien con eso. Pero ella me dijo un día: “Siento mucho que no te invité, me hubiese encantado que estuvieras ahí por todo el cariño que te tengo, pero se me hacía muy complicado pensar en lo que podría cocinar para ti.”

Y eso lo escuche dentro de la familia también, pero un poco de información nos puede ayudar mucho a no sentirnos tan estresados al respecto, les voy a decir, lo que le dije a mi mamá muchas veces: “No se preocupe por mí, me sirve lo mismo que a todos excepto la carne.” En casa de mamá nunca se ha comido tanta carne tampoco, mientras crecíamos, nuestra dieta fue muy equilibrada. Gracias Mami Li por todo eso, especialmente por el locro de acelga, el arroz con fréjol, pepinillo, tomate y aguacate, y la sopa de arroz de cebada que gracias a la Diosa siempre lo cocinaba sin carne.

Ahora si tu menú esta creado de tal manera que le quitas la carne y se quedan sólo las papas y el arroz, te cuento que es hora de que empiezas a revisar tu dieta, porque necesitamos alimentos más coloridos para mantener una salud más equilibrada.

Así que ya sabes, si estás pensando tener una fiesta y te encantaría tenerme ahí, pero no me invitas porque no sabes que cocinar para mí, no te hagas lío, sólo deja la carne fuera de mi plato y todo estará bien.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: