RESPIRACIÓN CONSCIENTE, EL CAMINO DIRECTO AL PLACER

Una de los regalos más sagrados que he recibido a través de mi camino espiritual, es la relación con mi cuerpo físico.

Este vehículo de creatividad y placer, en el cual llevamos a cabo este viaje en la aventura de vivir, está lleno de terminaciones nerviosas que provocan diferentes sensaciones en nuestro cuerpo, pero tan desconectadxs estamos de este preciado regalo, que nuestra relación con él es nula.

Sus necesidades tanto como de hambre o placer, las satisfacemos desde nuestro instinto animal, más no desde un elevado estado de conciencia. Por eso no hay alimento que nos sacie todo ese vacío existencial que llevamos en nuestro día a día.

A través de las diferentes prácticas por las que he navegado, he ido descubriendo, el abanico de posibilidades que como seres humanos poseemos, para ir desanastesiando esos lugares de nuestro cuerpo, aún los más recónditos, y despertarlos a la felicidad de vivir.

El drama nos consume día a día, porque alimentamos nuestra mente de telenovelas y noticias sensacionalistas, porque alimentamos a nuestro cuerpo de alimentos sin prana; y, a nuestra respiración ni le ponemos atención, de milagro estamos vivxs.

Empecemos por cerrar nuestros ojos, sentir nuestro cuerpo físico en cada parte, agradecerle por mantenernos con vida, incluso si alguna enfermedad nos aqueja. Tomemos luego consciencia de nuestra respiración, el soplo de vida, agradezcamos por esta fuerza de energía vital, observemos nuestros pensamientos y que emociones estos pensamientos causan, que parte de nuestro cuerpo siente esas emociones. Démonos la bienvenida a nosotrxs mismxs.

A través de la respiración consciente podemos controlar nuestros niveles de estrés, nuestra reacción ante las eventualidades de la vida, e incluso la capacidad nuestra de sentir placer.

Sí,…. lo leyeron bien, placer, hacer el amor puede en realidad convertirse en eso, en hacer el amor, no sólo en este instinto animal de satisfacción, sino en una fusión de almas que se unen de una manera consciente, de amor, de elevación. Transformar este instinto animal en la unión más elevada que como seres humanos (hu=luz / man = mente) podemos alcanzar. 

La unión en su mayor expresión, así podemos experimentar la verdadera YOGA; yoga significa unión. Está unión se convierte en la manifestación más elevada de Yoga, luego de aquella unión que logramos entre nuestro yo físico y nuestro yo divino, esta viene a ser la segunda expresión de ser Uno que nos lleva al éxtasis divino.

En las prácticas de sexualidad sagrada, desde las enseñanzas gnósticas, pasando por kundalini yoga, las enseñanzas de las sacerdotisas de María Magdalena, por la respiración ovárica y llegando hasta las prácticas taoístas, un punto clave es la respiración consciente.  La respiración consciente nos permite disfrutar plenamente de nuestra vida sexual, a través de la transmutación de la energía sexual, donde los orgasmos son muchos y más placenteros, no sólo para las mujeres, sino para los hombres también. Si queridos hombres, el concepto del hombre multiorgásmico, no es sólo un concepto, es una realidad.

Ahora que tienes estos pequeños datos de información, ¿Te animas a entrar en una mejor relación con tu propia respiración?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: